El rapto de las sabinas

Una nueva ciudad había nacido, pero qué es una ciudad si no tiene población. Rómulo aceptó a prófugos, proscritos y ese género de personas con poco honor, que llegaban de otras poblaciones vecinas. No tardaron mucho en darse cuenta que el género femenino escaseaba por aquel entonces, y como solución se les ocurrió raptar a las hijas de los sabinos, una ciudad cercana.

Este artículo pertenece a la etapa de la monarquía romana

Cuenta la leyenda que El rapto de las sabinas sucedió así. Los romanos les invitaron a celebrar una fiestas o juegos, o cualquier celebración por el estilo, con el falso propósito de conocerse mejor. En el momento culmen, cuando muchos de los sabinos ya habían bebido, los romanos tomaron a sus hijas y el ejército salió a defenderlos, a la vez que expulsaba a los sabinos. Estos, liderados por su rey Tito Tacio, tardaron un tiempo en componer su ejército pero, como era previsible, finalmente le declararon la guerra a Roma.

Al comienzo de la batalla, los sabinos contaron con la ayuda de una joven romana, Tarpeya, quien les descubrió la vía secreta que conducía al centro de Roma. Ella pidió a cambio lo que llevaban los soldados sabinos en el brazo izquierdo (un brazalete de oro), sin embargo lo que hicieron fue matarla con los escudos, que portaban con la izquierda. Otra variación de la leyenda dice que fueron los propios romanos quienes la mataron, al enterarse de su traición, arrojándola por un precipicio, a la cual se le llamó roca Tarpeya. Esto se convirtió en tradición y todos los traidores de la ciudad de Roma acabarían de igual manera que Tarpeya.

En cualquier caso, los sabinos no lograron derrotar a Roma en ese primer asalto y la batalla continuó en campo abierto. Este es el momento en que intervienen las sabinas, momento que quedó retratado con mucha fama en la pintura. Las sabinas clamaron que la guerra no debe llevarse a cabo, porque perderían bien a sus maridos (romanos) o bien a sus familiares (sabinos). Esta causó la reflexión de ambos bandos, que acabaría con una fuerte alianza: los dos pueblos se unirían y estarían reinados conjuntamente por Rómulo y Tito.

En definitiva, el rapto de las sabinas nos cuenta que la Roma inicial estaba formada por dos pueblos: romanos y sabinos.

Otros artículos sobre la historia de Roma

Leyenda de Rómulo y Remo
República romana
Guerras púnicas
Imperio Romano
La caída del Imperio Romano