La Ilustración

La Ilustración es el movimiento cultural, filosófico y político que tiene lugar en el siglo XVIII, al cual se le conoce como Siglo de las Luces. La razón era esa luz que debía guiar al pueblo a cambiar la injusta estructura social de la época, el Antiguo Régimen.

Este artículo pertenece a la Edad Moderna

 

Las características de la Ilustración

Se impone el pensamiento crítico en la mente de los ilustrados y se tiene completa fe en la razón, que es la luz que debe guiar al ser humano. Todo aquello que no se pueda razonar es falso.

Se tiene una visión mecanicista de la naturaleza, todo lo que ocurre tiene una causa que se puede explicar. Esto está relacionado con los avances científicos como la ley de la gravedad de Newton. Por ello, se lucha contra las supersticiones y contra la religión.

Esta forma de pensar hace que aparezca el deísmo, una postura filosófica que acepta la existencia de Dios pero rechaza las revelaciones de Dios a los humanos, es decir, creen en un Dios creador del universo y que no vuelve a intervenir. También estaba en contra de cualquier tipo de fanatismo, pero en especial del religioso, que tantas guerras había causado.

Por este motivo, se critica bastante el enriquecimiento y la forma de vida del clero. Asi, la Ilustración es el primer movimiento claramente laico y que pide que Dios no sea el centro del día a día, sino que ese lugar lo ocupe el ser humano. Este pensamiento es el antropocentrismo.

Además, fruto del progreso científico se instala en los ilustrados una sensación de optimismo hacia el futuro. Creen que la especie humana tiende a la perfección con el paso de la historia, gracias al avance de la ciencia y la técnica.

Por otra parte, opinan que las personas deberían dedicar su vida a la búsqueda de la felicidad, al contrario que en aquella época, que las mayoría de las personas vivían situaciones injustas diariamente. Esta felicidad se conseguía mediante la propiedad privada, la libertad y la igualdad ante la ley y la justicia.

En resumen, la Ilustración se caracteriza por:

  • La razón
  • El laicismo
  • El optimismo en base al progreso
  • La búsqueda de la felicidad

 

¿Cuál es el objetivo de la Ilustración?

  • A nivel político, derrotar el absolutismo e implantar la soberanía popular, es decir, darle el gobierno al pueblo.
  • A nivel social, reconocer la igualdad de todos los ciudadanos, sin que haya clases privilegiadas.
  • A nivel económico, conseguir el pago de impuestos por parte de todos los ciudadanos.

En definitiva, se trata de acabar con el Antiguo Régimen.

 

Los ilustrados

Los ilustrados fueron aquellas personas que desarrollaron estas nuevas ideas y se encargaron de difundirlas. Estos iluminados pertenecían, en su mayoría, a la burguesía enriquecida, ya que su situación económica les permitía costearse su educación y tener bastante tiempo para socializar y empaparse de estas ideas. Curiosamente, una pequeña parte de la nobleza, que sabía la injusta situación que estaban viviendo las bajas clases sociales, también participó en este movimiento.

La Ilustración en la política

Uno de las personas que más influyeron en esta corriente de pensamiento fue John Locke, un filósofo y médico inglés. Los ilustrados más reconocidos son:

  • Voltaire: defendía la puesta en práctica del sistema parlamentario en Francia, tras quedar fascinado con la situación política en Inglaterra. También era partidario de una nueva religión basada en la razón, el deísmo.
  • Rousseau: suya es una de las frases más célebres de este movimiento. “El hombre es bueno por naturaleza”. Es la propiedad privada quien corrompe al ser humano y crea las desigualdades sociales. Fue un gran defensor de la educación como instrumento para recuperar la bondad del hombre.
  • Montesquieu: teorizó la división de poderes. El poder ejecutivo, legislativo y judicial deben ser independientes, una condición presente en todas las democracias actuales. Esto implicaba acabar con el absolutismo, un sistema político en el que todos los poderes estaban centrado en una sola persona.

La Ilustración en la economía

La situación económica de aquella época estaba dominada por el mercantilismo, una teoría que asegura que la riqueza de un país se mide por el oro y la plata que atesora. Para acumular riquezas, se aumentaban las exportaciones, impulsando la industria nacional, y se disminuían las importaciones, imponiendo aranceles a los productos que venían de fuera para encarecerlos y que el pueblo comprase productos nacionales.

El mercantilismo requería, pues, que el Estado regulase la economía, controlando la industria y el comercio. Los ilustrados estaban totalmente en contra de esto. Ellos pedían la libre circulación de la economía y que ni el Estado ni ningún agente externo interviniera. Esta absoluta libertad para la empresa privada dio el nombre a esta doctrina económica, el liberalismo. Su máximo exponente fue Adam Smith, en su libro La riqueza de las naciones.

 

La Enciclopedia

Para difundir sus ideas y combatir la ignorancia los ilustrados recopilaron todo el conocimiento de la humanidad hasta su época en una obra conocida como Enciclopedia. Se trataba de 28 volúmenes con más de sesenta mil artículos, a los que unos años más tarde se le añadieron 7 volúmenes más.

Esta obra fue dirigida por los franceses Diderot y D’Alembert, que organizaron la participación de 160 colaboradores, entre ellos Rousseau o Voltarie. En esta publicación se daba a conocer las ideas de los ilustrados: la libertad de pensamiento, la soberanía popular, la libertad de comercio e industria …

Por su espíritu liberal y crítico con la situación de la época, los autores fueron perseguidos durante varios años. La Enciclopedia se prohibió en varios países y la Iglesia lo incluyó en la lista de libros prohibidos. Sin embargo, esta obra consiguió su objetivo, transmitir al pueblo las nuevas ideas liberales.

 

Consecuencias de la Ilustración

A pesar de que la Ilustración se inició en Inglaterra, estas ideas alcanzaron su máximo desarrollo en Francia, donde se convirtieron en la causa ideológica de la Revolución Francesa. Al otro lado del océano atlántico, estas ideas de libertad fueron el germen de la independencia de Estados Unidos.

En otros países, algunas monarquías europeas entendieron la importancia de este movimiento, y paulatinamente pusieron en práctica aquellas ideas que no ponían en peligro su poder. Esto se conoce como el despotismo ilustrado, y su ideal se resume en “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”.

Por último, aún en la actualidad podemos encontrar la importancia de la Ilustración:

  • Uno de los requisitos de los sistemas políticos para ser una democracia es la división de poderes que teorizó Montesquieu.
  • La base del pensamiento científico es el razonamiento que comenzó a aplicarse en aquella época.
  • Y el papel de la Enciclopedia lo cumple hoy en día la Wikipedia, una enciclopedia digital que ha hecho posible que millones de personas puedan acceder libremente al conocimiento.

 

Otros artículos sobre la Edad Moderna

El descubrimiento de América
El Antiguo Régimen
El despotismo ilustrado
La Independencia de los Estados Unidos
La reforma protestante
La Contrarreforma