Historia de Grecia

La historia de la Grecia antigua desde los comienzos hasta la época imperial romana.

Este artículo pertenece a la Grecia antigua

El origen

Civilización minoica

Esta civilización se desarrolló en la isla de Creta entre el 2700 y el 1500 a.C, y pronto se convirtió en la más poderosa de la región.

Se les conoce con este nombre debido al legendario rey Minos, ya que no se sabe cómo se llamaban a ellos mismos.

Los minoicos desarrollaron un sistema de escritura conocido como Linear A, que aún no ha sido descifrado, y realizaron avances en la construcción de barcos, arquitectura, cerámica, y sobretodo en la guerra. Al parecer el propio rey Minos fue el primero en colonizar otros territorios con su flota naval.

Su desaparición pudo deberse a la invasión de los micénicos. Después, la erupción de un volcán la isla de Thera (actual Santorini) provocó un tsunami que destruyó los pueblos y las ciudades que construyeron.

Civilización micénica

Aproximadamente entre el 1900 y el 1100 a.C se desarrolló la cultura micénica, la cual es conocida como el inicio de la cultura griega, a pesar de que sabemos poco de ellos.

En general, se les considera una cultura propia debido a unos grandes avances en arquitectura, el desarrollo del sistema de escritura Linear B (a partir del sistema Linear A, y que daría lugar al griego) y especialmente, por que consolidaron ritos religiosos.

Recibe el nombre de la ciudad Micenas, ya que se pensaba que esta ciudad lideraba esta cultura. Sin embargo, en la actualidad, se cree que estaba formado por reinos independientes.

La civilización micénica se vio ampliamente influenciada por la minoica. Además del sistema de escritura, los micénicos adoraron también a muchos dioses minoicos, que con el tiempo formarán parte del Panteón griego.

Aún se conoce las causas de la extinción de esta cultura, por lo que actualmente solo hay especulaciones. Una de ellas la atribuye a un abandono de las principales ciudades y a una posterior invasión de los griegos.

La civilización griega

Época oscura 1200 – 800 a.C

Tras el colapso de la civilización micénica, se perdió el sistema de escritura, por lo que no tenemos ningún documento escrito del que podamos extraer conclusiones acerca de cómo era la vida en aquella época. Por este motivo, recibe el nombre de Época Oscura.

Gracias a la arqueología sabemos que la mayoría de los grandes palacios micénicos no fueron reconstruidos, aunque sí hay indicios de que aquellos sitios volvieron a ser usados, en algunos casos como nuevas estructuras. En otros lugares, por ejemplo Creta, se han encontrado asentamientos en lugares remotos pero fáciles de defender.

Pero sin duda, la principal característica que define a este periodo es la disminución de la población, lo que indica un retroceso en la cultura.

Hacia el año 800 a.C, el número de asentamientos comenzó a ascender. Tanto en la Grecia continental como en las islas del mar Egeo. Esto es una consecuencia del aumento de la población, que podemos confirmar porque durante estos años hay un mayor número de tumbas en los cementerios.

Este aumento de la población y una serie de cambios nos introducen en la Época Arcaica:

  • Se recupera la escritura.
  • Aumenta el contacto con regiones que no pertenecen al mar Egeo.
  • Cada vez comienza a tomar más fuerza la organización en polis.

Época arcaica 800 – 480 a.C

Durante esta época se producen una serie de cambios que sentarían las bases de la civilización griega.

El aumento demográfico hizo que las ciudades crecieran y nacieran las polis, ciudades-estados gobernadas por un rey. Poco a poco la figura del rey perdió poder en las polis y emergió la aristocracia o la oligarquía, es decir, el gobierno de las familias más ricas de la polis.

Con la gran parte de las tierras cultivables en posesión de los aristócratas y el aumento de la población, muchos griegos se vieron forzados a salir a navegar y fundar colonias en las costas del Mediterráno y del mar Negro. Las colonias respondían al gobierno de la polis principal, que se le conoce como metrópolis.

A pesar de que las polis eran ciudades independientes, compartían lugares de culto a los dioses. A menudo esto les llevaba a cerrar acuerdos comerciales o militares, lo que reforzaba la idea de panhelenismo. El mayor ejemplo de este panhelenismo es la primera edición de los Juegos Olímpicos, en el año 776 a.C.

En el ámbito legal, en Atenas se introduce por primera vez el concepto de isonomía, que significa igualdad ante la ley para todas las personas. Esto resultará esencial para el posterior nacimiento de la democracia.

Por otro lado, en el terreno de la literatura, destaca el desarrollo del alfabeto griego, basado en el alfabeto fenicio, al cual añadía las vocales. Se volvía a escribir tras tres siglos sin literatura, y se hizo posible que las dos grandes poemas de Homero, la Ilíada y la Odisea, llegaran hasta nuestros tiempos, ya que anteriormente se transmitían de forma oral.

Esta época acaba con la victoria de los griegos frente a los persas en las guerras médicas.

Época clásica 480 – 323 a.C

Mientras que la época arcaica está considerada como un periodo de desarrollo y expansión, en la época clásica la cultura griega llega a su madurez.

  • En Atenas se estableció la democracia, que significa literalmente, poder del pueblo. Todos los ciudadanos mayores de 20 años tenían voz en el gobierno de la polis.
  • Pericles inició la construcción de la Acrópolis.
  • Los presocráticos, siguiendo las ideas de Tales, iniciaron el método científico e intentaron explicar la formación del Universo, dejando de lado el modelo teísta.
  • El pensamiento de Sócrates, y posteriormente de Platón y Aristóteles, han influenciado la civilización occidental hasta nuestros días.
  • Se construye el Partenón, y en la escultura se sigue un estilo en el que predomina lo real frente a lo ideal, como en la estatua Discóbolo. Hay un gran interés por destacar los sentimientos y la belleza humana, incluso en obras que representan dioses.

Todo este desarrollo cultural fue posible gracias a la victoria en las guerras médicas. Atenas vivió unos años de paz y de gran prosperidad económica, que la convirtieron en una potencia. Esta superioridad, y la mejor flota naval, le permitió cobrar impuestos a las ciudades a su alrededor, para poder cumplir todos sus deseos. Junto a estas ciudades formó la liga de Delos, cuyo propósito principal era defenderse de posibles ataques de los persas.

Al mismo tiempo, la polis de Esparta, que dudaba de las intenciones de la liga de Delos, formó su propia liga, la liga del Peloponeso, llamada así por la región en la que se encontraba las ciudades que la formaban.

Poco a poco, las ciudades que apoyaban a Esparta veían cada vez más a Atenas como unos tiranos, mientras que las ciudades al lado de Atenas observaban a Esparta con desconfianza.

Esta tensión fue aumentado hasta que desencadenó la guerra del Peloponeso. Tras estas guerras, Esparta consiguió la hegemonía, un puesto que hasta entonces había ocupado Atenas, la cual quedó en ruinas.

La tiranía impuesta por parte de Esparta a las ciudades que antes estaban en la liga de Delos resultó demasiado dura con respecto a la que anteriormente imponía Atenas. La consecuencia de esto fue el levantamiento de varias ciudades griegas, lideradas por Teba, que consiguieron derrotar a Esparta en el año 362 a.C.

Época clásica tardía

La caída de las dos polis griegas más importantes dejó un vacío en el poder que fue aprovechado por Filipo II de Macedonia, quien derrotó a las tropas atenienses en el año 338. Dos años más tarde, le sucedió su hijo Alejandro.

Alejandro Magno continuó el plan de su padre de vengar el ataque persa que los griegos recibieron en el año 480 a.C. Dirigió a su ejército en la conquista de Egipto, cruzó Asia Menor y llegó hasta la India. Fascinado con la enseñanza que recibió en su juventud de Aristóteles, difundió la filosofía, el arte, y en general, la cultura griega a todos aquellos territorios por los que pasó.

A su muerte en el año 323, su vasto imperio se dividió entre cuatro de sus generales. Este hecho pone fin a la época clásica y da comienzo a la época helenística.

Época helenística 323 – 146 a.C

Esta época se caracteriza por ser totalmente diferente a la anterior en lo que respecta a la organización política. Si en la época clásica dominan las polis, tras la muerte de Alejandro Magno van a existir diferentes reinos cuyo poder recae en una sola persona.

Estos “sucesores” de Alejandro Magno comenzaron una serie de guerras entre ellos, que debilitó a todos estos reinos. A partir de esta debilidad y de los primeros contactos de la República Romana con ciudades griegas, los romanos comenzaron a estar cada vez más interesados en la cultura griega. Tanto, que incluso empezaron a copiar su filosofía, su moda y su religión, entre otros aspectos.

En el año 146 a.C Grecia se convierte en un Protectorado de Roma, y finalmente, con la llegada de Octavio Augusto al poder se anexiona al Imperio como una provincia más.

Vídeo

Otros artículos sobre la Grecia antigua

Guerras médicas
Guerra del Peloponeso
Esparta