El despotismo ilustrado

El despotismo ilustrado fue una forma de gobierno que se impuso en las monarquías europeas de la segunda mitad del siglo XVIII. Se aplicaban las ideas de la Ilustración sin que los monarcas perdiesen su poder. Su ideal se resumen en la frase “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”.

Federico II de Prusia conversando con varios ilustrados

Este artículo pertenece a la Edad Moderna

 

Características del despotismo ilustrado

Las ideas de la Ilustración se expandieron por los distintos países europeos poco a poco. Algunos monarcas decidieron poner en práctica algunas de estas ideas, para de esta forma, mejorar la vida de sus súbditos.

Para ello, incorporaron a reconocidos ilustrados a sus gobiernos, y realizaron reformas en diferentes ámbitos. Se mejoró la agricultura y se fomentó el comercio, se modernizaron las ciudades y se construyeron gran cantidad de monumentos, se crearon numerosas escuelas y universidades para combatir la ignorancia de los habitantes …

 

La intención del despotismo ilustrado

¿Realmente los monarcas, que tenían un poder absoluto, quisieron mejorar las vidas de sus súbditos? Resulta difícil de creer.

A pesar de que las ideas de la Ilustración llevaron a la revolución social por excelencia, la Revolución Francesa, los ilustrados no tenían en mente llevar a cabo un cambio tan brusco. La mayoría de ellos pertenecían a la burguesía enriquecida y tenían bastante que perder.

Los ilustrados preferían un cambio desde arriba de la pirámide, un cambio promovido por las clases privilegiadas que mantuviera la estructura del Antiguo Régimen. Por este motivo, comenzaron a formar parte de los gobiernos y a convencer a los monarcas de la importancia de sus ideas. Una de las claves para un cambio gradual y paulatino era la educación, para lo que se construyeron nuevas universidades y se creó la Enciclopedia.

En realidad, la reformas del despotismo ilustrado sí que mejoraran distintos ámbitos, como la economía o la educación. Sin embargo, falló en un aspecto fundamental, no llegó a transformar la sociedad.

El pueblo nunca llegó a tener poder durante el despotismo ilustrado y seguía viviendo situaciones injustas. Pero ahora el pueblo ya conocía la existencia de ideas como la soberanía popular, la libertad de opinión y otros pensamientos ilustrados.

El despotismo ilustrado fue el germen, en varios países, de revoluciones contra el absolutismo buscando conseguir regímenes constitucionales.

 

Representantes del despotismo ilustrado

Los déspotas ilustrados, que son los monarcas que pusieron en práctica esta forma de gobierno, más destacados fueron:

  • Carlos III, en España.
  • José II, en Austria.
  • Federico II, en Prusia.
  • Catalina II, en Rusia.

 

Otros artículos sobre la Edad Moderna

El descubrimiento de América
El Antiguo Régimen
La Ilustración
La Independencia de los Estados Unidos
La reforma protestante
La Contrarreforma