Historia Universal

La historia universal es el conjunto de acontecimientos que la especia humana ha vivido desde su aparición sobre el planeta Tierra hasta la actualidad. Todos estos sucesos forman parte de la cultura humana, y nos permiten comprender nuestros orígenes.

Estudiar el pasado para entender el presente

Etapas de la historia universal

La historia se estudia en orden cronológico, de forma que podamos entender claramente cuáles son nuestros orígenes y, a partir de ahí, comprender cómo la cultura humana ha evolucionado hasta llegar a nuestros días.

Estudiar un periodo de tiempo tan largo sería una barbaridad, por eso los historiadores han identificado una serie de acontecimientos que permiten organizar la historia universal en etapas o edades. Este proceso se llama periodización, y trata de agrupar la historia en periodos con las mismas características. Las etapas de la historia universal son la Prehistoria, la Edad Antigua, la Edad Media, la Edad Moderna y la Edad Contemporánea, en la que nos encontramos actualmente.

Debemos pensar que el ser humano no ha tenido siempre la misma concepción de la realidad, ni por tanto, la misma forma de vida. Los sucesos que marcan el fin de una etapa y el comienzo de otra suelen conllevar un cambio en la mentalidad de las personas de la época, de ahí la importancia de las divisiones de la historia universal.

Sin embargo, hay que dejar una cosa clara. Un hombre no se acostaba en la Edad Antigua y a la mañana siguiente se despertaba en la Edad Media.

De hecho, ellos ni siquiera sabían que iban a vivir en una época diferente. Estos cambios de época se proponen mucho después de que los sucesos hayan ocurrido, de forma que haya perspectiva histórica para entender esta evolución en el pensamiento humano. ¡Quizás en el futuro piensen que estemos en una época totalmente nueva, la Edad de Internet!

La Prehistoria

La prehistoria comienza con la aparición de los primeros homínidos. Realmente esta etapa está fuera de la historia, ya que es anterior a la invención de la escritura y no podemos conocer con exactitud cómo vivían nuestros antepasados en aquella época.

A pesar de ello, es la etapa que más tiempo abarca y hay una gran cantidad de sucesos que marcan la evolución de la especie humana. Por ello, los historiadores han tenido que dividir a su vez la Prehistoria en otras tres etapas: el Paleolítico, el Neolítico y la Edad de los Metales.

Entre los hechos más destacados de la Prehistoria podemos encontrar: la evolución humana, el dominio del fuego, las pinturas rupestres, la aparición de la agricultura y el sedentarismo.

Lee el artículo completo sobre la Prehistoria

Edad Antigua

Ahora sí que entraríamos propiamente en la Historia. La Edad Antigua comienza con la invención de la escritura, que se sitúa alrededor del año 3300 a.C. en el Antiguo Oriente, y finaliza con la caída del Imperio Romano de Occidente, en el año 476.

Al contrario que en la etapa anterior, en la cual se vive en grupos pequeños, prácticamente familiares, en la Edad Antigua nacieron, y posteriormente murieron, grandes civilizaciones como la mesopotámica, la egipcia, la griega o la romana.

Hubo un gran desarrollo del conocimiento humano, se sentaron las bases de la cultura occidental y apareció la primera forma de democracia. En el ámbito religioso estas culturas eran politeístas, creían en numerosos dioses, pero también en esta época nacieron dos de las religiones que han perdurado hasta nuestro tiempo, el judaísmo y el cristianismo.

Lee el artículo completo sobre la Edad Antigua

Edad Media

La Edad Media comienza con la caída del Imperio Romano de Occidente en 476 y acaba con el descubrimiento de América en 1492.

Tras la caída del Imperio Romano, que controlaba la mayor parte de Europa y mantenía la paz en su interior, se inicia un periodo de muchas guerras en las que numerosos reinos intentan quedarse con el mayor territorio posible. En esta situación de inseguridad, los campesinos buscan refugio en los nobles que puedan protegerle, abandonando así las ciudades. Comienza así el feudalismo. El noble o señor feudal protege a los campesinos con su ejército a cambio de que estos trabajen la tierra para él.

En general, la Edad Media se conoce como una época oscura, en la que se pierde gran parte del conocimiento adquirido durante la Edad Antigua. El cristianismo se extiende por toda Europa y en Arabia nace el Islam.

A partir del siglo XI, hay un florecimiento general de la economía, lo que permite el nacimiento de la burguesía. Personas que, sobretodo gracias al comercio, se van a vivir a las ciudades para dejar la servidumbre del feudalismo. Al final de esta época, el feudalismo entra en decadencia y la vida vuelve a estar principalmente en las ciudades.

Lee el artículo completo sobre la Edad Media

Edad Moderna

La Edad Moderna comienza con el descubrimiento de América en 1492. Un acontecimiento que llevará a los reinos europeos a colonizar los nuevos territorios y a formar grandes imperios. Aparece el absolutismo, por el que los reyes europeos van a concentrar todo el poder en su persona para poder reinar a su antojo.

Curiosamente el final de esta época está marcado por la Independencia de los Estados Unidos y otras colonias americanas, con lo que los imperios europeos pierden gran parte de sus colonias, y por la Revolución Francesa, cuyo principal objetivo es acabar con el poder de estos reyes absolutistas.

En el ámbito cultural, debemos destacar la aparición de la Ilustración, un movimiento cultural que desplaza a Dios como el centro de la vida, y sitúa en su lugar al propio ser humano. Además de numerosos avances científicos que recuperan el conocimiento de la antigüedad greco-romana.

Lee el artículo completo sobre la Edad Moderna

Edad Contemporánea

La Edad Contemporánea es la última etapa de la historia universal. Comprende desde la Revolución Francesa hasta la actualidad.

Es una época en la que han evolucionado los derechos de los ciudadanos, comenzando desde la propia Revolución Francesa, y que ha permitido que en muchos países esté implantada actualmente una República, una forma de gobierno en la que no hay ningún rey, sino que el pueblo el que que gobierna y dirige el país.

El avance técnico y científico permitió que la Revolución Industrial tuviera lugar, a la vez que el capitalismo se consolidaba como sistema económico. Sin embargo, este desarrollo científico suele acompañar a un gran desarrollo militar, que ha caracterizado al siglo XX, la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría, en la que se enfrentan capitalismo y comunismo.

Finalmente, durante estos últimos años podemos destacar la globalización, la constante evolución de la ciencia y el conocimiento, y la invención de Internet.

Lee el artículo completo sobre la Edad Contemporánea

¿Por qué se dividen así las etapas de la historia universal?

Durante mucho tiempo, la historia en Occidente estuvo totalmente asociada a la religión cristiana. Las conocidas como las 6 Edades del Mundo estaban marcadas por los principales acontecimientos acontecidos en el Antiguo y el Nuevo Testamento, comenzando con la creación del mundo y acabando con el Juicio Final. El nacimiento de Cristo marca el comienzo de la sexta y última etapa.

Para escuchar por primera vez la periodización que se ha comentado en este artículo hay que remontarse hasta 1685. Las ideas del humanismo durante el Renacimiento, que sitúa a la especie humana en el centro de todas las cosas desplazando a la concepción anterior de un dios todopoderoso y omnipresente, también llegaron al campo de la historia.

Cristóbal Cellarius, un historiador y profesor alemán, publicó su obra Historia Antigua, donde proponía dividir la historia universal en 3 edades, Antigua, Media y Moderna. La Edad Antigua acabaría en el año 324, con el comienzo del reinado del emperador romano Constantino, y la Edad Media, en 1453 con la caída de Constantinopla.

Posteriormente, el también historiador alemán Johann Cristoph Gatterer tomó estas divisiones pero con algunos cambios, especialmente en los hitos que marcarían el fin de cada época. Para la Edad Antigua, la caída del Imperio Romano de Occidente en el año 476, y para la Edad Media, el descubrimiento de América en 1492. A partir de entonces, se generalizaron estos acontecimientos como cambios de épocas.

Finalmente, ya en el siglo XIX fue cuando se añadió la Edad Moderna a esta periodización, tomando como punto de inicio la Revolución Francesa en 1789.

Críticas a las etapas de la historia universal

En esta web usamos esta periodización porque es la más conocida. Pero que esté generalizada no significa que sea perfecta, pues cuenta con numerosas críticas debido a que no tiene en cuenta todos los puntos de vista.

El principal inconveniente de esta división de la historia universal es que no es precisamente universal. Todos los sucesos que se utilizan para marcar cambios de época ocurren en Occidente, y en la mayoría de ellos, no tienen repercusión para otras culturas como la civilización africana o la oriental. Podríamos decir con más acierto que se trata de una periodización de la historia de Occidente.

Desde la propuesta inicial de Cellarius, han aparecido otras alternativas. Por ejemplo, el marxismo defiende dividir la historia según el modo de producción (esclavista, feudalista, capitalista). Otra de las propuestas ha sido dividir la historia universal según las grandes revoluciones que ha vivido la especia humana, la Revolución Neolítica y la Revolución Industrial.

Sin embargo, ninguna otra propuesta ha conseguido extenderse más que la periodización del historiador alemán.