Historia de la antigua Roma

La historia de Roma es el periodo de la Edad Antigua en el que se desarrolla la civilización romana. Comprende desde un confuso origen en el año 753 a.C hasta la caída del Imperio Romano en 395, cuando el emperador Teodosio, dividió el vasto territorio en dos imperios distintos.

Reconstrucción virtual de Roma

Resumen de las 3 etapas

La historia política de la Roma clásica comprende tres etapas. Se divide en tres periodos por las diferentes formas de gobierno que se desarrollaron. Siguiendo un orden cronológico son: monarquía, república e imperio. Aquí se ofrece un breve resumen, pero para cada una de estas etapas hay un artículo completo.

La Monarquía

Comienza con la fundación legendaria de Roma, con los gemelos Rómulo y Remo siendo amamantados por una loba. En esta época son los reyes los que gobiernan. El primer rey fue Rómulo.

Lee el artículo completo sobre la monarquía romana

La República

El acontecimiento más destacado de este periodo son las guerras púnicas. Estas guerras les otorgan el dominio de todo el mediterráneo. Las decisiones políticas las tomaban dos cónsules de acuerdo con el Senado. En el aspecto social, las leyes de las XII tablas mejora los derechos de los plebeyos frente al gran poder que tenían los patricios.

Lee el artículo completo sobre la república romana

El Imperio

Una sola persona concentraba todo el poder, eran los emperadores. Durante esta etapa se vivió la mayor expansión de la civilización romana. Finalmente se produjo la caída del imperio romano debido a invasiones bárbaras.

Lee el artículo completo sobre el Imperio Romano

Las costumbres en la antigua Roma

A continuación presentamos una recopilación de las costumbres más usuales en el día a día de los romanos, y de algunas curiosidades.

  • Ocio y entretenimiento

Una de las formas preferidas por los romanos acomodados para pasar el día era asistir al Coliseo. Los entretenimientos duraban desde por la mañana hasta que el Sol se ponía. Los romanos disfrutaban mucho con el derramamiento de sangre, como en los combates de gladiadores a vida o muerte.

Estos combates eran entre ellos mismos o entre un gladiador y un animal salvaje. Los gladiadores solían ser esclavos de guerra que habían completado un duro entrenamiento. Si sobrevivían a varios combates, entonces se les otorgaba la libertad.

  • Pan y circo

Los emperadores seguían el lema “pan y circo”, es decir, que ofrecían alimento y espectáculo a los romanos para que el pueblo estuviera contento y no provocara rebeliones.

  • Esclavos

La esclavitud estaba considerada como un hecho usual. Formaban parte del patrimonio de sus amos, pues los esclavos de la antigua Roma se heredaban al igual que las tierras o los animales. Aunque, en el trato con ellos sí se reconocía su condición de humanos, y se le inculcaban algunos valores morales, como servir con fidelidad.

Los esclavos procedían de pueblos que Roma había conquistado, pero sobretodo, de la reproducción entre ellos. Cualquier hijo o hija de una esclava, quienquiera que sea el padre, automáticamente nacía esclavo. Para su cultura, nacer esclavo era una cuestión del destino, no de ética.

También había algunos ciudadanos muy pobres que decidían servir como esclavos para asegurarse la comida y el techo que le proporcionaría su amo. Por el contrario, los esclavos que conseguían la condición de libertad, se llamaban libertos.

  • Educación

En las primeras épocas, los niños recibían la educación que les podían dar sus padres. Esto cambió cuando conquistaron Grecia. A partir de entonces, se estableció una educación dividida en tres fases: educación elemental, enseñanza secundaria y por último una especie de universidad. Esta última etapa solo la cursaban aquellos que se querían dedicar a la política en el futuro. El resto de chicos se preparaban para ir al ejército.

Las familias adineradas se podían permitir tener un profesor particular en su casa. En caso contrario los niños asistían a la escuela con otros niños de su edad. En general, los profesores estaban mal pagados.

  • Ejército

Una de las claves para haber conseguido la mayor expansión de un imperio en Europa fue su ejército.

Sin embargo, las legiones romanas no dominaron desde el comienzo si no que fue evolucionando y aprendiendo de cada derrota. Los romanos podrían perder muchas batallas, pero nunca darían por perdida la guerra.

  • Escritura

Se escribían en piedra y tablillas de cera, posteriormente en papiros. Los instrumentos usados fueron cincel, pincel o pluma. Se comenzó escribiendo en mayúsculas, aunque a partir del siglo III se popularizó la escritura en minúscula.

  • Fiestas

Los días de fiestas estaban dedicados a los distintos dioses romanos. En estos días se realizaba un ritual, que en muchas ocasiones involucraba sacrificios de animales, para mantener una buena relación con los dioses. Llegó un momento en el que los días festivos eran más numerosos que los días festivos.

  • Homosexualidad

En la antigua Roma las prácticas homosexuales eran abundantes. Dependiendo de la época cambiaba la actitud hacia estos actos, desde ser actos condenados hasta una general aceptación. Lo que sí estaba mal visto era la homosexualidad femenina.

  • Idioma

El idioma oficial en la antigua Roma era el latín. De hecho, en los territorios que conquistaban hacían obligatorio el uso de este idioma. Además, también obligaban a los pueblos sometidos a adoptar la cultura romana, un proceso que se conoce como romanización. El latín originó la mayor parte de las lenguas europeas, como el español, el portugués, el italiano, el francés, el gallego, el catalán, el rumano …

  • Nombres

Algunos de los nombres más frecuentes eran: Agricola, Agrippa, Aquila, Aquilinus, Barbatus, Caninus, Corvus, Crassus, Lepidus, Lupus, Marcellus, Metellus, Regulus, Severus, Triarius…

  • Moneda

En la primera época de Roma tan solo existían monedas de cobres. La principal era el as y tenía hasta cinco monedas fraccionarias. Durante la república, se estableció como moneda oficial el denario, una moneda de plata que equivalía a diez veces el valor de un as. El sestercio era una moneda fraccionaria del denario. 4 sestercios eran un denario.

  • Mujer

Como en todas las civilizaciones de la antigüedad, la mujer tenían un papel inferior al del hombre. Las niñas, al igual que los niños, estaban bajo la potestad del padre. A partir de los 14 años se les concertaba un matrimonio con algún joven, entonces pasaban a depender de su marido. Si la mujer pertenecía a una familia rica, entonces se podía permitir delegar las tareas de casa en los esclavos. En ese caso, salía a la calle a socializar. Uno de los sitios más frecuentados para tal fin eran las termas.

  • Religión

Los romanos creían en una religión politeísta, es decir, que veneraban a muchos dioses. Se distinguen dos tipos de culto, el culto doméstico y el culto público. En muchas casas existían santuarios domésticos en los que el padre de familia dirigía el culto a los dioses protectores del hogar. Para ejercer el culto público, existían templos dedicados a los diferentes dioses. Algunos de estos dioses eran Júpiter, Apolo, Venus, Marte, Plutón, Juno, Baco …

  • La alimentación de los romanos

En la antigua roma era habitual hacer tres o cuatro comidas al día. La base de su dieta era el trigo. Durante el Imperio, las familias ricas se daban grandes lujos y comían carne de faisanes, gallos, conejos y otros animales, procedentes de las distintas provincias.

  • Urbanismo

Los romanos se sentían atraídos por las grandes construcciones, y esta era su forma de demostrar su superioridad al resto de civilizaciones. Fruto de este afán de construcción, desarrollaron nuevos materiales como el cemento y el ladrillo.

La ciudades se construían en base a dos calles principales. La calle que cruzaba la ciudad de Norte a Sur se llamaba Cardo y la que la cruzaba de Este a Oeste se denominaba Decumanus. Estas dos calles se cruzaban en el centro de la ciudad, donde se situaba el foro. Todas las demás calles eran paralelas o perpendiculares a estas dos.

  • Viviendas

Existían dos tipos principales de viviendas, las domus y las insulae. Las domus eran casas unifamiliares que contaban con varias habitaciones y dependencias organizadas alrededor de un patio. En este tipo de viviendas se alojaban las familias acomodadas. Por otro lado, las insulae eran pisos de tres o cuatro plantas, en las que convivían multitud de familias.

  • Número de habitantes en la ciudad de Roma

Aunque parezca sorprendente, Roma llegó a albergar más de un millón de habitantes. Esto la convirtió en la ciudad que alcanzó más población hasta muchos siglos después de su época de grandeza.

Libros recomendados

Esta bibliografía es una colección de los mejores libros tanto como para conocer en profundidad la historia novelada de Roma como para aquellos que busquen iniciarse en el tema.

Ab Urbe Condita – Tito Livio
Traducido al español, “Historia de roma desde su fundación”. Tito Livio fue un historiador romano que vivió entre el año 59 a.C y el 17 d.C. Comenzando por la fundación de la ciudad, su obra constaba de 142 libros de los que tan solo nos han llegado 35.

La fiabilidad de estos textos ha sido muy cuestionada, pues Tito Livio tiende a glorificar los sucesos de su pueblo. Sin embargo, es de gran valor conocer cómo reaccionaban los romanos ante estos hechos.

Historia de Roma – Theodor Mommsen
Se escribió entre los años 1854 y 1856, y por la cual, el autor ganó el premio Nobel de literatura en 1902. Trata especialmente sobre la república romana, ya que cubre desde el origen de Roma hasta la vida de Julio César. Se la considera a la altura de las fuentes originarias. Fue un gran punto de inflexión, un antes y un después en el estudio de la historia de Roma en el siglo XX.
La obra ha sido publicada por la editorial Turner en 2003, dividida en cuatro volúmenes.
Libros I y II. Desde la fundación de Roma hasta la reunión de los estados itálicos.
Libro III. Desde la reunión de Italia hasta la sumisión de Cartago y de Grecia.
Libro IV. La revolución.
Libro V. Fundación de la monarquía militar.
Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano – Edward Gibbon
Uno de los libros sobre historia más influyentes desde su publicación entre los años 1776 y 1789. Argumenta de forma crítica las causas que hicieron desaparecer al Imperio Romano. Actualmente, no tiene tanto valor, pues el estudio sobre la civilización romana ha evolucionado y apunta ahora a factores diferentes de los que apunta Gibbon en su obra. Aún así, sigue siendo una genial obra literaria.
Isaac Asimov
Isaac Asimov fue un divulgador histórico, además de escritor de ficción, que publicó una colección de 14 volúmenes comúnmente conocida como Historia Universal Asimov. El objetivo primordial de este autor es atraer a aquellos que nunca se han sentido interesados por la Historia. Los volúmenes que tratan sobre la historia de Roma son “La República Romana” (comienza con la fundación de Roma) y “El Imperio Romano”.
Historia de Roma. Desde los orígenes hasta la caída del imperio – Brian Campbell
Se trata de un libro ameno y documentado que tiene como objetivo el público en general. Relata por completo la historia romana en unas cuatrocientas páginas. Recomendado para aquellos que quieran iniciarse en este apasionante tema.
Historia de Roma – Indro Montanelli
Una excelente elección para adentrarse en este tema. Indro Montanelli es, de profesión, un periodista. Por eso, este libro tiene un estilo diferente. A través de un lenguaje sencillo, capítulos cortos y algunos toques de humor, consigue transmitir al lector las características generales de este periodo histórico.

También cabe mencionar estos otros libros:

  • Historia de Roma – Pierre Grimal
  • Historia de Roma – Sergei Ivanovich Kovaliov
  • Historia de Roma – Francisco Javier Lomas Salmonte y Pedro López Barja de Quiroga
  • Historia de la Roma antigua – Gonzalo Bravo
  • Historia de Roma – Jose manuel roldán hervas
  • Historia de Roma: Día a día en la Roma antigua – Jose Nieto
  • Historia de Roma – Francisco Bertolini

Vídeo documental